¡Colosio, sí va!

    La sola mención de Luis Donaldo Colosio Riojas en noviembre, cuando el periódico “Reforma” lo incluyó por primera vez en la encuesta mensual que el diario nacional realiza, de golpe lo colocó en el tercer lugar, tan solo debajo de Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard, a escasos dos puntos, que al paso del tiempo consistentemente se ha mantenido entre los punteros aún con la marca de Movimiento Ciudadano (MC) y sin pronunciarse hasta hoy al respecto.

    Es indiscutible que Luis Donaldo Colosio hijo simboliza una herida abierta en la sociedad con el magnicidio que se cometiera con su padre en 1994, y esa herida hay quien piensa que el pueblo la quiere cerrar, haciendo a su hijo presidente de la república.

    No han faltado quienes digan que esta idea es una fantasía y es posible que lo sea, pero ¿Cómo explicar la intención ciudadana y el nivel de la inclinación del voto a su favor? Porque es obvio que el padre de no haber sido asesinado hubiera sido presidente de México y que el crimen lo convirtió en un mártir y en una leyenda política.

    Que es un muchacho aún joven de 37 años es muy cierto, pero no tanto de los años que tenía Salinas cuando fue presidente, aunque con mucha mayor experiencia que Luis Donaldo, pero el hecho es que la gente tiene una preferencia muy alta por él y eso cuenta, y mucho.

    La coalición “Va por México”, integrada por PAN, PRI y PRD, tiene esa debilidad: No tiene un candidato presidencial competitivo. Ricardo Anaya, el que cuenta con mayor respaldo social, está prófugo, exiliado en Estados Unidos y aún lejos del nivel de respaldo social de Colosio Riojas.

    Que Colosio caería como “anillo al dedo” para la coalición opositora es indiscutible, como lo es también que existen todas las condiciones para que así sea, incluso incluyendo a MC en la coalición.

    ¿Qué trabajo se necesita para hacer realidad la candidatura de Colosio Riojas? Primero abrirse por todos los partidos políticos a cualquier opción y hacer una amplia invitación a todos los partidos de oposición a que presenten sus propuestas.

    Segundo, realizar encuentros regionales en varias zonas del país para trabajar la definición de un proyecto programático que represente el decálogo del bloque opositor.

    Tercero, convocar a una elección primaria que incluya una segunda vuelta, por si fuera necesario establecer una definición categórica de quién encabezaría la coalición opositora.

    Y cuarto, aprovechar este proceso para crear un frente nacional que se refleje electoralmente en la coalición con candidaturas locales y regionales de arraigo y prestigio.

    Si la coalición “Va por México” se decide a romper el cascaron y parir un movimiento nacional, todo es factible, incluido Luis Donaldo Colosio Riojas como candidato presidencial ¿Y por qué no?… Ganar la presidencia de la república.

    Comentarios